domingo, 17 de junio de 2018

¿QUÉ PODEMOS APRENDER DE LA MEDIDA EN PERÚ DE PERMITIR EL INGRESO DE COMIDA PROPIA A LOS CINES?

Para nadie es un secreto la elevada cantidad de dinero que hay que pagar para acceder a comida dentro de las salas de cine. Su costo se eleva muy por encima de la media y llega a niveles impensables, tanto que el mismo producto fuera puede costar hasta seis o siete veces menos. Un sencillo combo de palomitas de maíz y refresco se torna en casi un lujo comparado con lo que vale fuera. Por ende la medida tomada por Indecopi (Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual) en Perú es formidable. Sin embargo plantea también la posibilidad de que un nuevo problema tome lugar a raíz de una "solución" al alto coste la comida en los cines. Indecopi ha ordenado que en todo el país suramericano se permite la entrada de comida comprada fuera de los establecimientos que ofrecen el servicio de muestra de películas, siempre y cuando sean productos iguales o similares a los que se ofrecen en estos lugares. Es decir se pueden ingresar refrescos, palomitas de maíz, snacks y hot dogs, entre otros, más no comidas más preparadas como los locales ceviche, papa a la huancaína o pollo a la brasa; (como dato curioso en Colombia incluso dentro de los cines se vende ceviches, empresas como Cine Colombia, la más grande del país lo permite) El nuevo dilema ahora es que como también sabemos, las salas de cine en su gran medida se sostienen más que por la venta de entradas, por la venta de comida, por ello se entiende su elevado costo si se tiene en cuenta que gracias a esto se pagan los salarios de empleados y se sostiene el negocio que se ve cubierto solo de lo básico y un poco más si se tiene en cuenta solo la venta de entradas. Aquí se enciende la duda, es viable y económicamente factible esto? pueden seguir los cinemas solo con venta de entradas considerando que obviamente las ventas de comida bajaran al saber que fuera es más barata? 


"La infracción detectada en el presente caso es grave, toda vez que constituye una cláusula abusiva que va en contra de las exigencias de la buena fe, restringiendo el derecho de los consumidores de poder adquirir los productos que mejor le parezcan en el lugar que determine libremente." 
Indecopi.

La medida de Indecopi en Perú ha sido tomada en Febrero del 2018. A solo días, es decir ya en Marzo se informó que se había suspendido tal medida pero luego volvió a tener efecto. Ahora luego de meses después como está el negocio del cine en Perú?





Info publicada por ASPEC
Ciertamente la medida tiene una razón fundamentable. El valor del precio de la comida en el cine es elevada y en Perú se ha considerado una infracción para la protección del consumidor. Basado en la Ley 29571 Código de Protección y Defensa del Consumidor. De esta manera se ha catalogado de "práctica abusiva" el no permitir el ingreso de alimentos externos y se ha elevado a norma nacional el acceso libre de esta alimentación al cine con total libertad y sin la previa necesidad de tener que esconderla en el pasado para no ser alarmados por la vigilancia de estos lugares. Estos tiempos han pasado a la historia en el Perú y ahora hay libertad. Para Indecopi esta medida restringía el derecho legal a la libre elección del consumidor que puede bien decidir si lleva alimentación externa, compra en el cine o simplemente no lleva alimentos ni compra allí. No nos digamos mentiras, la medida sin duda significa un ahorro en el bolsillo de los peruanos y de alguna manera u otra puede incentivar que más gente vaya a los cines con la intención de comprobar el cumplimiento de la nueva ley. Pero también significa sin dudas que las salas de cine como empresas han de buscar mantener su negocio. Ha de significar esto necesariamente que aumente el precio de las entradas? podría pensarse que sí, si no sucede ahora, levemente puede estarse haciendo, es decir, paulatinamente, paso a paso.


Qué se puede aprender de esta experiencia en demás países de la región donde esta práctica sigue sin legislación? En México, Colombia ó Venezuela los altos precios en los alimentos de cine son pan de cada día y la tendencia a esconder comida al entrar se ha convertido incluso en una experiencia, que se ha cobijado en una premisa cultural que incluso se evidencia en redes sociales, internet y YouTube donde tips para entrar comida y pasar desapercibidos es vox pópuli.


Curiosamente en Perú su cine nacional está viviendo una época favorable en la que ir a ver producto local es cada vez más común y existe una reiterada emoción, generada por las ventas, de hacer más y más películas peruanas en las que el factor monetario se retribuye, aunque no para todos. Hacer buen cine no es económico, pero ese es tema de otra discusión. Volviendo al precio de la alimentación, lo que si esta claro y es comprobable, es que las promociones para ir al cine por parte de grandes empresas como Cinemark y Cineplanet en Perú incentivan que la gente vaya, aprovechando descuentos del 50%, rebajas por ser estudiantes o incluso la posibilidad de poder comprar comida dentro del establecimiento a un precio especial. Aunque esto no solo ocurre en Perú, paralelamente se de en más latitudes sin embargo el caso peruano es especial, es llamativo por su coyuntura actual.





Ahora veamos en la práctica que ha sucedido en estos meses. 


  • Los ingresos de Cineplanet Perú han caído en un 8,4% en el primer trimestre del 2018 y de los del segundo semestre no necesariamente se espera mejoría. (No toda la culpa la tiene la medida de Indecopi, se sabe que la poca presencia de películas taquilleras entre Enero y Marzo han sido probablemente las mayores causantes de esa caída)
  • La 'ley canchita' como se conoce a esta medida en Perú gana tanto adeptos como detractores de diversos sectores. 
  • Aunque la medida significa un ahorro para el bolsillo del peruano espectador de cine, significa también un problema económico al ser un dinero que deja de recibir el establecimiento del cine y por ende un conflicto de intereses financieros que afecta a ciertos sectores.
  • Cineplanet y Cinemark buscan revertir el fallo de Indecopi y volver a prohibir la entrada de alimentos propios a sus salas.
  • Las demandas presentadas ante el sistema judicial por Cineplanet y Cinemark han sido aceptadas y el proceso ha iniciado, podría continuar hasta por casi un año. Sin embargo Aspec, la Asociación Peruana de Consumidores, (que por cierto fue la entidad que informó a Indecopi sobre los altos costos de los alimentos en las salas de cine) afirma que podría dilatarse entre dos a cinco años. Mientras deben seguir aceptando aunque estén en contra a los clientes con alimentos propios.
  • La disputa sigue, por un lado vemos a Indecopi, Aspec y gente del común apoyando la libertad alimentaria y por el otro a Cinemark, Cineplanet, empresarios y trabajadores de los cinemas defendiendo su derecho a seguir con el negocio.


Lo que podemos aprender de esto es que sin duda no siempre los movimientos populares y en pro de un ahorro en el bolsillo terminan siendo beneficiosos para todo un conglomerado de sectores de la sociedad que permiten una dinamica en la economia. En la que estan envueltos empleos, continuación de negocios y pago de impuestos. Pero tampoco podemos olvidar que el enojo popular tiene razón de ser ante un elevado costo por productos que debieran estar más al alcance. Por ende ambas partes tienen razones de peso para presentar demandas. Finalmente tiene tanto derecho la gente por recibir un servicio más económico como quien ofrece el servicio el derecho a tener ganancias por lo que ofrece y seguir trabajando.

Como quien dice, esto no ha concluido y aun falta mucho camino por recorrer. La forma en la que termine esta historia entre diversos bandos será una respuesta del futuro. Pero independientemente de eso, el logro de reconocer la libertad del cliente y su decisión de compra de alimentos en el cine es un paso que se ha dado en Perú y podría replicarse en otros países, aunque el dilema de las perdidas para las salas de cine es una disyuntiva y una discusión abierta.







Contador Iniciado Abril 13 del 2013, luego de superar mas de 50,000 visitas

Flag Counter